PIM: NIÑOS MIGRANTES Y LA SOMBRA DE UN VIAJE

logopim

Por: Emna Quintero Niño

5 de septiembre de 2014

Los Niños Migrantes “migrant children”, dejan de ser niños para unirse a la aventura que no escogieron ellos ni sus familias, dejan a un lado los lápices de colores, sus balones y muñecas, sus juegos y con ellos sus sueños infantiles para enfrentarse a un duro mundo que le recibe con abusos físicos y psicológicos, vejaciones verbales, mal trato, tristezas entre otras situaciones a los que se ven enfrentados en su recorrido, se convierten en adultos con cuerpo de niños y sus ilusiones se esfuman.

Los menores no acompañados que entran en fronteras internacionales de un país de manera ilegal son de gran preocupación para las instituciones que luchan contra la vulneración de los derechos de migrantes y más específicamente de los niños migrantes, un caso específico son las continuas deportaciones, como es el caso  de los Estados Unidos a menores centroamericanos procedentes de El Salvador, Guatemala, Honduras y México, deportaciones aceleradas, pero estos menores salen busca de la protección de las leyes estadounidenses e internacionales, y por el contrario, se encuentran con una vía rápida hacia la deportación o hacia centros de detención familiar aislados del mundo en cuarteles por así llamarles a las instalaciones que el gobierno americano ha instalado para trasladar y custodiar las familias a ser deportadas ya que al entrar de manera ilegal no se permitirá quedarse, única opción volver a casa, pero a que casa.. a qué?.

Organizaciones como el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes (NIJC), a través de su programa internacional del Heartland Alliance trabajan con poblaciones vulnerables que están sufriendo o han sufrido un conflicto o un desastre natural o social, trabajan arduamente en la promoción de sistemas de apoyo y de protección a inmigrantes, refugiados, y asilados en la protección de sus derechos humanos y el acceso a la justicia. Su actuación geográfica de alta prioridad con las aéreas geográficas de África Sub-Sahariana; Medio Oriente; América Central y el Caribe y Asia del Sur.

Actualmente, el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes (NIJC) y la Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y del Caribe (NALACC) han solicitado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que intervenga ante el gobierno de Estados Unidos para no deportar a niños migrantes ilegales a México, ya que su seguridad y vida están en riesgo elevado, los menores huyen del reclutamiento de bandas violentas que los reclutan  para que ejerzan actividades al margen de la ley, el secuestro, ingreso a pandillas de manera obligatoria, estos menores son sometidos a la tortura, las violaciones, tratos inhumanos, mutilaciones, continuas amenazas y por último la muerte a través de actos de violencia extrema dados en su país de origen. La directora del (NIJC) Mary Meg McCarthy, afirmaría “Estos niños tienen derecho a ser escuchado y necesitan tiempo para recuperarse del trauma que han sufrido antes de que puedan contar sus historias”.

El 13 de agosto de 2014, la Universidad de Chicago Law School, the National Alliance of Latin American and Caribbean Communities (NALACC) y el Centro Nacional de Justicia para Inmigrantes (NIJC), presentarían ante el Secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, una “Solicitud de medidas cautelares para los menores de Guatemala, El Salvador, Honduras y México” -Request for precautionary measures minors from Guatemala, El Salvador, Honduras and Mexico-

En esta petición se solicitan detener los procedimientos acelerados de deportación de menores en  particular los que han sido detenidos junto a sus padres ya que constituyen una grave amenaza para los derechos humanos. Estos menores carecen de asistencia jurídica y son trasladados con sus familias a lugares aislados donde son puestos en custodia del gobierno mientras son deportados o son citados a comparecer en las audiencias a lugares remotos de su residencia temporal, la falta de comparecencia  da lugar a una orden de deportación. Los menores mexicanos son devueltos de manera casi inmediata a México  no tienen acceso a atención

En la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, la vida y la seguridad personal, los derechos de los niños y el derecho al asilo es un derecho fundamental establecido en los artículos I, VII, XXVII, derechos que se encuentran en riesgo, por lo que los peticionarios solicitan que se frenen las devoluciones de menores y que sean concedió el derecho  a un abogado

El artículo 25 del Reglamento de la Comisión Interamericana para Derechos Humanos, busca medida cautelares que se necesitan con urgencia para proteger la vida y la seguridad de los beneficiarios que han sido, son o serán detenidos por Autoridades de los Estados Unidos en o cerca de la frontera México-Estados Unidos y sometidas a expulsión y regresar a sus países de origen, sin la debida consideración de sus derechos a la protección a su vida, a la integridad personal, los derechos de los niños, y el derecho de asilo, establecieron en los artículos I, VII, XXVII de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre.

Al otro lado del mundo, en Tailandia, en un informe de Human Rights Watch, titulado “Two Years With No Moon. Immigration Detention of Children in Thailand”, informe de 67 páginas detalla como el uso de la detención de menores migrantes en Tailandia viola los derechos de los niños y perjudica a la salud y bienestar de los menores así como a su desarrollo al permanecer en celdas insalubres, de hacinamiento y sin nutrición adecuada, sin educación, o el espacio de ejercicio, así manifestaría Alice Farmer, investigadora de los derechos del niño de Human Rights Watch y autora del informe.

Nos encontramos con los menores migrantes con la figura de que los menores son detenidos de forma indefinida privándoles de luchar por su libertad al carecer de mecanismos gubernamentales que le impiden apelar por su libertad, en este informe se señala que cada años son detenidos miles de niños migrantes, detención que causa un daño físico y emocional, ya que en sus instalaciones son deprimentes y la gran mayoría son calabozos de la policía.

Según la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), existen aproximadamente 375.000 niños migrantes en Tailandia, incluidos los niños de los trabajadores migrantes de los países vecinos, y los niños que son refugiados y que solicitan asilo.

El mayor grupo de niños refugiados que se encuentran en Tailandia, proceden de Birmania, la gran mayoría de los casos son menores huyen de con sus familias por la violencia del ejército birmano contra las minorías étnicas, la violencia contra los musulmanes rohingya en el estado de Arakan. Otros son refugiados de Pakistán, Sri Lanka, Somalia, Siria, de los países vecinos de Camboya, Laos. Estos menores  y sus familias se enfrentan constantemente a la elección de permanecer encerrados indefinidamente o esperar por meses e incluso años una posibilidad de reasentamiento en un tercer país, o el pago de su regreso a su país, donde temen ser perseguidos.

FUENTES
Grupos Chicago derechos humanos instan a Tribunal Internacional para Detener la Vía Rápida de deportaciones de niños
Heartland Alliance’s National Immigrant Justice Center (NIJC)
Heartland Alliance International (HAI)

 

Compartir: Email this to someonePrint this pageShare on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on LinkedIn0Share on TumblrShare on Google+0Pin on Pinterest0

Deja un comentario